martes, 6 de septiembre de 2011

Salamanca (Academias)

Ciudad, a tu amoroso
regazo, al puerto de tu paz confío
a que halle en ti reposo,
este divagar mío,
automático nauta de tu río.

Anclado el pensamiento
entre el puente nuevo y la romana,
tu viva calma siento
que el profundo me gana
donde la fuente de mi verso mana.

Del río en la ribera,
al encendido ocaso se apeldaña
la lírica cantera
de tus piedras, y baña
sangre de siglos tu perenne entraña.

Y el sol, con temblorosa
mano, halaga tus moles torreadas,
deshojando la rosa
de oro de tus fachadas
sobre las aguas, de álamos rizadas.

***

¡Río, sesgado brío
que el verde teso del ferial cabruña,
rigiendo, orilla al río,
cuerno, esquilón, pezuña
que el campo libre en episodio acuña!

Aquí, en el estuario
de tu civil hervor, donde el paisaje,
sintetizando el vario
verdor de su oleaje,
reverente a tus puentes da peaje.

Deja que alce mi tienda,
y, a vista del paisaje campesino,
hacia ti el ala tienda
mi pájaro adivino
que excede en la mecánica del trino.

—Mi verso, digo: Verso
cartógrafo de ensueños y de estrellas—.
Sobre tu cielo terso
rastreando las huellas
de mi futuro, que en tu entraña sellas.

***

No estampa intercambiable
en la memoria, tu contorno ofrece
a los ojos —mas cable
a que atada se mece
de hoy más mi vida, y en tu paz frutece.

Que en tu ribera espera,
sediento, el labio hallar por fin la pura
agua que desaltera,
y aguarda mi ventura
que al cabo habrá de hurtarse a la aventura.

Amor sus frescos ramos
me tiende ya: en la hamaca de la brisa,
tremolando reclamos
con ágil mano, irisa
el quitasol azul de su sonrisa.

Tras su llamado, vuelo,
dando el pasado al diente del olvido:
que el porvenir en celo,
en el hondón mullido
de su regazo hoy quiere armar el nido.

***

Tanto cuanto mi vida
dure, vélame el sueño, a mi amor vela,
ciudad. Y cuantas mida
horas mi vida, estela
de amor daré a tu gracia, y centinela.

Y en tanto que a la noria
de tu quietud mi paso se encadena,
baña tú mi memoria
con la gracia serena
que amor alumbra en tu profunda vena.

José María Quiroga Plá
Salamanca. Madrid. 1927.
Verso y Prosa: época 1, año 1927, Julio, número 7


Versión auditiva de la obra
video

No hay comentarios:

Publicar un comentario