martes, 6 de septiembre de 2011

Sórdido navegante de este frío lecho

Sórdido navegante de este frío
lecho, en cuyo arenal impares huellas
puntean de un quebrado escalofrío
mi soledad sin voz y sin estrellas,

cada día, al morir, me arroja, inerme,
sobre la costa en que el recuerdo espía
el umbrío regazo donde aduerme
mi soliloquio su ansia de vigía.

¡Vigía-buzo, en sueños, mi esperanza!
Buzo en las galerías submarinas
de cuyo seno hacia mi pecho avanza
tu sombra, vena pura de sus minas,

clave del sueño en que a mi carne aprieto
tu ausencia y mi sollozo en esqueleto.

José María Quiroga Plá
Héroe: época 1, año 1932, número 4


Versión auditiva de la obra
video

No hay comentarios:

Publicar un comentario