martes, 6 de septiembre de 2011

Sueño de Lot

Para que llegues a mí,
sobre los ríos del alba
tiendo, de la noche al día,
mis versos —puente de barcas.

Pies, en las luces inciertas
meciendo, en cada pisada,
su descarnada blancura
sobre el rosa de la planta.
¡Y el funámbulo perfil
—cabeza abajo— en las aguas!
(La luna, empujando, cerca,
su salvavidas de nácar).
Balancín de los abiertos
brazos. Manos que acompasan
lo exacto del movimiento
y acaban el gesto en ala.
Trémulos labios en donde
se va helando la palabra.

Redondo brillo de estrellas
ciñéndote las espaldas.
—Qué ondular de mar dormida,
pecho y desnuda garganta,
el vientre, menudo, firme,
acoraza tus entrañas,
su recatado latido
a tus caderas afianza
—¡oh piedra viva, que el duro
cincel de la noche talla!
Con cada paso que das
a vida mi amor te gana,
y hacia tu pisar sonámbulo
la ribera se adelanta,
toda desembarcadero
desmelenado en amarras.

Eje de las horas, blanco
donde mi aliento se clava:
abiertos tengo los brazos
y el silencio, a tu llegada.
Asienta el pie en la ribera
y da paz a mis miradas.
En el lecho de tus frescas
miradas recién regadas.
—Su mano pone en mi mano.
Hunde la frente en la almohada
de mi hombro...
en el barroso
dintel de la matinada,
tu hielo, estatua de sal,
mi turbio sueño apuñala.

José María Quiroga Plá
Verso y Prosa: época 1, año 1927, Enero, número 1


Versión auditiva de la obra
video

No hay comentarios:

Publicar un comentario